Facebook

Entradas recientes de Blog

  • En la literatura hay muchos falsos positivos, pero uno de los que más me llama la atención es el del cuento "Sólo vine a hablar por teléfono" de Gabriel García Márquez, es impresionante como una situación lleva a la otra y todo se convierte en un calv...
  • Por estos días de pandemia debemos evitar toda fuente que pueda transmitir la Covid-19, y lastimosamente una de ellas pueden ser nuestros libros, supongamos una situación en la que debes salir de casa por alimentos, y al regresar accidentalmente tienes contacto con un libro, o si algui...
  • Gabriel García Márquez(Aracataca, Colombia 1928 - México DF, 2014)Sólo vine a hablar por teléfonoDoce cuentos peregrinos (1992) Una tarde de lluvias primaverales, cuando viajaba sola hacia Barcelona conduciendo un automóvil alquilado, María...
  • Cuando emprendas el viaje a Ítaca,desea que el camino sea largo,que esté repleto de aventuras y experiencias.No temas a los lestrigones, ni a los cíclopes,ni al encolerizado Poseidón.Nunca encontrarás en tu camino nada semejante,si tu pensamiento es elevado, si una...
Ver todo

De Bogotá a Ecuador en bicicleta etapa 4 (con robo incluido)

  • Salimos de Villa Vieja -Huila con la idea de avanzar lo más posible en nuestro camino al sur del país. Como de costumbre la jornada empezó con un buen baño y unas lycras limpias que hacen parte del ritual del ciclista, revisión de bicicletas (lubricación de la cadena, piñones, platos, tensor y descarrilador) y no era de esperarse… ¡teníamos nuestras bicicletas hechas un desastre! producto del recorrido en el Desierto el día anterior, así que optamos por una lavada en la Estación de Servicio del pueblo. Mientras las bicis quedaban en lavado desayunamos, luego fuimos a comer la merienda típica del pueblo: un caldo de costilla, un segundo plato con huevos o carne, arroz y plátano, también una jarra de jugo.

    Cuando pasamos a recoger nuestras bicicletas no habían empezado a lavarlas, así que pedimos permiso para lavarlas nosotros mismos. Terminamos el trabajo y fuimos buscar la hidratación para el camino y emprendimos nuestro recorrido con destino a la ciudad de Neiva en medio de un calor sofocante.

    Esta carretera es algo quebrada con subidas y bajadas casi que por igual, son 38 kilómetros por una carretera angosta, desde aquí en adelante la vía perderá calidad y en muchos tramos sería imposible andar por la berma.

    Neiva nos recibió con una sorpresa, en pleno aviso de “Bienvenidos a Neiva” le robaron el celular a uno de nosotros, se lo sacaron del jersey a la fuerza, el delincuente después de cometer el hurto se fue por un potrero que queda a la entrada de la ciudad. Allí empezó la tramitología para reportar el teléfono al operador. Después en la Estación de Policía debimos esperar un buen tiempo para ser atendidos por el agente de turno para poner el respectivo denuncio, quien nos contó que a en el lugar del robo queda un sector delincuencial muy fuerte, afortunadamente solo fue eso y nuestro amigo salió ileso del impase.

    Transcurrieron unas dos horas entre dar parte a las autoridades y buscar donde almorzar sin éxito, logramos continuar y encontramos el almuerzo en el Malecón de la ciudad, un lugar rivereño al río Magdalena; nos ofrecieron un almuerzo modesto, pedimos adicional un pescado para compartir pero realmente el servicio del sitio fue pésimo al momento de pagar nos estaban cobrando más de lo que decía la carta y esto nos dejó una sensación que en Neiva hay muchas personas con intensiones negativas con los turistas.

    Con un poco de frustración salimos de la ciudad de Neiva por la vía que conduce al terminal buscando la salida para San Agustín.

    No encontramos donde aprovisionarnos de agua, pedaleamos unos 30 minutos sin líquido hasta que al fin en la carretera encontramos donde abastecernos. Continuamos nuestro viaje, pasamos por la entrada del pueblo de Rivera, un lugar famoso por los balnearios y las piscinas termales.

    Llegando a Campo Alegre - Huila decidimos hacer una parada para refrescarnos, pedimos algunas cervezas y nos tomamos un tiempo para relajarnos; en la tienda en la que estábamos nos recomendaron avanzar hasta “El Hobo” un pueblo a 60 kilómetros del casco urbano de Neiva y así lo hicimos. En el trayecto tuvimos que usar nuestras luces de bicicleta ya se hacía de noche en una vía que por momentos es justa para los dos carriles de los vehículos.

    El Hobo es un pueblo pequeño que es paso obligado para las personas que viajan al sur y no tiene vía variante, así que todo el tráfico de carros y sobre todo tractocamiones pasa por el centro del pueblo, esto es bueno porque tiene comercio prácticamente las 24 horas pero también malo por el tema de ruido.

    Finalmente nos ubicamos en un hotel pequeño diagonal al parque principal, nos duchamos y salimos a buscar un jugo en una frutería aledaña, las energías no nos alcanzaron para más así que nos fuimos a descansar.

    Gastos del día por persona:

    Desayuno en Villa Vieja: $7.000

    Lavada de bicicleta (Nosotros mismos): $3.000 por el gasto de agua

    Hidratación antes de salir: $3.000

    Almuerzo en Neiva: $15.000 originalmente valía $10.000

    Hidratación en la vía: $3.000

    Cervezas en Campo Alegre + dos pan de bonos: $10.000

    Hotel en El Hobo: $15.000

    Jugo en frutería: $3.000

    Total gastos: $59.000

    Distancia recorrida 90 kilómetros aproximadamente

    Tiempo: 10 horas

    Otras etapas:

    Etapa 5

    Etapa 3

    Etapa 2

    Etapa 1