Álbum de Muro de fotos

Foto 164 de 165 en Muro de fotos

Recomendado: Isabel Mountbatten no esperaba que su padre muriese de forma tan repentina, siendo tan joven, dejándole un trono que llenar y una institución global que gobernar. Coronada a los veinticinco años, ya era esposa y madre cuando empezó el camino que la convertiría en reina.
Mientras Gran Bretaña huía de la sombra de la guerra, la nueva monarca se enfrentaba a sus propios desafíos. Su madre dudaba de su matrimonio; su tío, en el exilio, se mofaba de sus aptitudes; su marido estaba resentido por haber sacrificado su carrera y el nombre de su familia, y su rebelde hermana se embarcaba en una aventura amorosa que amenazaba los lazos centenarios entre la Iglesia y la Corona. Esta es la historia de cómo Isabel II recurrió a toda su determinación para garantizar que la Corona saliese siempre victoriosa.